El Evangelio de hoy nos presentan dos individuos ante Dios en la oración; el fariseo y el recaudador de impuestos.  El fariseo pronunció: “Oh Dios, te agradezco que no soy como el resto de la humanidad codiciosa, deshonesta, adúltera o incluso como este recaudador de impuestos. Ayuno dos veces por semana, y pago diezmos en todo mi ingreso. Mientras el recaudador de impuestos se detenía de la distancia y ni siquiera levantaba los ojos al cielo, sino que golpeaba su pecho y oraba: “Oh Dios, sé misericordioso conmigo un pecador.”

El fariseo piensa que está orando a Dios mientras se compara con el resto y alardea de todo lo que hace. Se puso en el culmen; de su inteligencia, estado y piedad.  Aparentemente no necesita a Dios, porque es lo suficientemente bueno; hace todo bien por sí mismo.  No reconoció que en realidad se jactaba ante Dios.  Su enfoque se convirtió en su propio yo y ya no en Dios en la oración.  Se volvió altivo.   Y el orgullo lo ciega para ver su verdadero yo.   Por el contrario, el recaudador de impuestos ni siquiera tiene el valor de elevar los ojos al cielo; avergonzado de su pecado, nada y una indignidad ante Dios.  Golpeó su pecho y oró: “Oh Dios, sé misericordioso conmigo, un pecador.”  Ve la luz, que lo llevó a reconocer sus defectos e imperfecciones.  Reconoció su necesidad de la misericordia y el perdón de Dios; confiando en la bondad de Dios, para que él también pueda ser bueno.

Estos dos personajes de la parábola de hoy, representan quiénes y cómo estamos ante Dios.  Nos recuerda que debemos mirarnos a nosotros mismos con la intención y con humildad, examinar cómo nos acercamos y nos relacionamos con Dios en la oración.  ¿Somos, como el fariseo que no ve nada más que a sí mismo como todo bueno y justo? ¿Qué nos ciega para reconocer nuestros defectos e imperfecciones? … y con humildad, aceptar que no somos nada ante Dios.   Todo lo que hemos poseído y logrado no es de nuestro propio mérito, sino que proviene de la generosidad y la bondad de Dios.  Entonces, ¿de qué podríamos estar orgullosos?  Pero a menudo, caemos en la tentación de la soberbia y la arrogancia, de considerarnos superiores a los demás, el sentimiento de no necesitar ni a Dios, ni a los demás porque manejamos y tenemos lo que necesitamos en la vida.  Jesús nos recuerda “porque quien se exalte a sí mismo será humillado, y el que se humille será exaltado.”   Que permitamos que la Palabra de Dios penetre nuestro ser; y así, humillarnos ante El y reconocerlo como nuestro Dios.  Un Dios de bondad y generosidad.

Impreso en inglés para descargar aquí: 30th Sunday of Ordinary time

CARMELITA MISIONERA TERESIANA-ASIA