Descarga el texto aquí:  NOVENA 2020_P.PALAU 7
En este séptimo día de la novena, reflexionaremos sobre el llamado a ser artesanas de paz.

Comenzamos nuestro séptimo día de la novena declarando nuestro deseo y decisión de vivir un estilo de relaciones que encarne y promueva la paz.

PIDAMOS LA GRACIA DE  entregarnos sin descanso a instaurar en el mundo la única justicia que puede garantizar a los hombres y mujeres la verdadera paz..

De Fratelli Tutti :

“En muchos lugares del mundo hacen falta caminos de paz que lleven a cicatrizar las heridas, se necesitan artesanos de paz dispuestos a generar procesos de sanación y de reencuentro con ingenio y audacia.”.

“Hay una “arquitectura” de la paz, donde intervienen las diversas instituciones de la sociedad, cada una desde su competencia, pero hay también una “artesanía” de la paz que nos involucra a todos”.

De nuestros Acuerdos Capitulares (XV Capítulo Gral)

 “Cuando Dios es referente y la persona ocupa su lugar de criatura dándole el valor que le corresponde, hay mayor sensibilidad social y compromiso por la PAZ y la justicia”.

 Como Misioneras en la Iglesia, buscaremos “participar en iniciativas en favor de la paz, la justicia y la solidaridad”.

“Hemos aprovechado todas las ocasiones que se nos han presentado para predicar la paz, el amor fraternal” Cta. 16, 8.-
  • ¿Aprovecho todas las ocasiones para predicar la paz y el amor fraternal?
  • ¿Con qué actitudes, o manera de tratar a los demás expreso que soy artesana de la paz?
ORAMOS JUNTAS:

Dios omnipotente y misericordioso, Señor del Universo y de la historia humana. Venimos hoy a implorarte que ampares al mundo y a sus habitantes con la paz, alejando de él el destructivo oleaje del terrorismo, de la violencia, de la guerra restaurando la amistad y derramando en los corazones de tus criaturas el don de la confianza y la prontitud para perdonar.

«HAZNOS, SEÑOR, ARTESANAS DE PAZ Y JUSTICIA».

Dador de la vida, te pedimos por todos los que han muerto, víctimas de los brutales ataques terroristas y de la violencia. Concédeles la paz eterna. Que intercedan por el mundo, sacudido por la angustia y desgracias.

«HAZNOS, SEÑOR, ARTESANAS DE PAZ Y JUSTICIA».

Jesús, Príncipe de la Paz, te rogamos por las víctimas de la violencia, el abuso y la guerra: los niños y los jóvenes, las mujeres y los hombres, los ancianos, las personas inocentes y los que han sido agredidos por casualidad. Sana su cuerpo y el corazón, que se sientan fortalecidos por tu consuelo, aleja de ellos el odio y el deseo de la venganza.

«HAZNOS, SEÑOR, ARTESANAS DE PAZ Y JUSTICIA».

Santo Espíritu Consolador, visita a las familias que lloran la pérdida de sus familiares, víctimas inocentes de la violencia y el terrorismo. Cúbreles con el manto de tu divina misericordia. Que encuentren en Ti la fuerza y el valor para continuar siendo hermanos y hermanas de los demás, testimoniando con su vida tu amor.

«HAZNOS, SEÑOR, ARTESANAS DE PAZ Y JUSTICIA».

Mueve los corazones de los terroristas, de los violentos para que reconozcan la maldad de sus acciones y vuelvan a la senda de la paz y el bien, el respeto por la vida y la dignidad de cada ser humano.

«HAZNOS, SEÑOR, ARTESANAS DE PAZ Y JUSTICIA».

Ilumina a los gobernantes de las naciones, para que en los conflictos que enfrenten, busquen siempre caminos de paz y justicia y se comprometan seriamente para difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz.

«HAZNOS, SEÑOR, ARTESANAS DE PAZ Y JUSTICIA».

Canto: Sólo pido paz (Jesús Mondéjar)

 OREMOS: ¡Oh, Dios, Padre omnipotente y misericordioso! Te damos gracias y te bendecimos porque infundiste en el corazón del Beato Francisco Palau un amor singular a la Iglesia, cuerpo místico de Cristo, le descubriste su belleza figurada en María y lo iluminaste para servirla con la oración y el apostolado. Concédenos su pronta canonización en la Iglesia y ahora la gracia especial que por su intercesión te pedimos……………………. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén