Hoy culminamos el año litúrgico celebrando a Cristo Rey, un rey, cuyo reino “no pertenece a este mundo”… un reino no de un poder que se afirma en el cetro y el trono; sino más bien el reino de la cruz y la gloria, de un poder, el del Amor, que nos libera de nuestras fragilidades y miserias, que nos ofrece la oportunidad de reconciliarnos con Dios, ser perdonados por él y caminar según su ejemplo.

El Evangelio de hoy relata el escenario más “humillante” en la vida de Jesús, pero que, a la vez, expresa la revelación del Amor de Dios por la humanidad, que se manifiesta en la crucifixión de Jesús. Una verdad suprema de Dios, de su Amor por todos nosotros y de nuestro destino. Una vida de paz y alegría. Una vida con Él eternamente.

Reflexionando nuevamente y recordando la verdad y la belleza de esta celebración, hoy somos invitados a abrir nuestros corazones para reconocer y aceptar a Jesucristo en nuestras vidas como nuestro Rey y Salvador. Que el amor infinito e incondicional de Dios por todos y cada uno de nosotros, sea nuestra roca y consuelo; que pueda fortalecer nuestra fe, para que tengamos el coraje de recurrir al Señor a ejemplo del “buen ladrón” que, en sus últimos momentos, reconociéndolo como Rey y Señor, se dirige hacia Él con estas palabras: “Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu reino”. Que las mismas palabras que Jesús le dirigió: “…te digo, hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso”, sean nuestra esperanza y nos animen a vivir nuestras vidas con la alegría de la resurrección, en total confianza en el plan de salvación de Dios.

Reconocer a Jesús como rey, además de alentar nuestra esperanza, nos compromete con su reino,

“Mírale además como a señor y dueño y rey del mundo, y como no reina en nosotros sin nosotros, sino con nosotros, en nosotros y por nosotros, bajo este punto de vista ofrécetele también a cuanto quiera de ti”. Francisco Palau, Carta 42

Que Cristo rey, anime nuestro compromiso de ocuparnos de los “asuntos del reino”, sirviéndolo en su cuerpo que es la Iglesia.

Descarga versión en inglés: Reflection Asia–

CARMELITA MISIONERA TERESIANA-ASIA