“Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan” (Mt 5, 44). 

¿Cómo puede ser esto? ¡Amar a los enemigos! … El Evangelio de hoy nos invita a una especie de revolución cristiana, que nos propone no solamente “soportar” el mal, sino a pagar el mal con el bien.

Miremos el mundo en que vivimos: nación contra nación, comunidades divididas y familias extrañas entre sí. En lugar de convertirnos en verdaderos vecinos unos de otros, o tratar a cada uno como hermanos y hermanas, nos convertimos en “enemigos”, elegimos vengarnos o ser indiferentes antes que mostrar tolerancia, aceptación y compasión.

¡Odiar más que amar!…  Jesús nos propone una nueva forma de reaccionar, distinta a la común de ese tiempo, el “ojo por ojo y diente por diente”; actuar de manera no equivalente al daño que nos causaron, romper muros y construir puentes. Para crear un  “mundo más humano” tejiendo nuevas relaciones. Capaz de ir más allá y permitirse ser imagen y semejanza de Dios, que es Amor, en un mundo de desunión, discriminación y violencia.

Mientras escuchemos Su Palabra y recibamos Su Cuerpo y Sangre en la celebración eucarística de hoy, permitamos que Su gracia penetre en nuestro ser, para poder amar hasta el extremo desde un corazón dispuesto  amar a nuestros enemigos y orar por aquellos quienes nos persiguen…

CARMELITA MISIONERA TERESIANA – ASIA

Descargar versión en inglés aquí: amar