¡Ya está aquí! La Hermana María José Gay, nuestra animadora general, ya había anunciado en su última circular que además de la libreta de direcciones, podríamos contar con una aplicación para los móviles/celulares con un directorio de todas nuestras comunidades y obras.

Y qué mejor día para darla a conocer que hoy, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, virgen de la Evangelización en quien confluyen distintas culturas, para anunciarles que ya pueden descargar e instalar en sus móviles/celulares la aplicación DIRECTORIO PALAUTIANO que  nos permitirá encontrar la dirección, ubicación en el mapa, el e-mail o el número de teléfono de la comunidad u obra CMT que deseemos.

La descarga en android permitirá también acceder a las noticias de la web general y a todos los escritos del Padre Palau.

Para quienes son usuarios de iOS, también ya esta la aplicación lista para descargar.

Esta es la primera versión de la aplicación que irá siendo actualizada periódicamente, pero necesitamos de su colaboración: cualquier error que puedan detectar, cambio en los datos de las comunidades u obras o sugerencia de mejora, nos la pueden hacer llegar al correo: comunicaciones@cmtpalau.org Agradecemos de antemano toda la ayuda que nos puedan brindar.

Queremos destacar y agradecer el arduo trabajo que ha realizado el Equipo General de Comunicaciones y Evangelización Digital (EGCE), especialmente Cristian Carreño y hermana Elzbieta Strach. Gracias por ayudarnos a acortar distancias usando la tecnología al servicio de las relaciones.

Sin más preámbulos les compartimos el link para bajar la aplicación:

 

Descargar para Dispositivos con Android

Descargar para Dispositivos con iOS

A María de Guadalupe, Virgen de la evangelización, confiamos esta y todas las iniciativas que nos permitan estrechar lazos y dar testimonio de comunión:

 “Porque en verdad yo me honro en ser madre compasiva de todos ustedes, tuya y de todas las gentes que están aquí en esta tierra, y de los demás variados linajes de hombres, mis amadores, los que a mí clamen, los que me busquen, los que me honren confiando en mi intercesión. Porque allí estaré siempre dispuesta a escuchar su llanto, su tristeza, para purificar, para curar todas sus diferentes miserias, sus penas, sus dolores” (N.M.).