“Pedro, hijo de Juan, ¿me amas más que estos?” Jn 21,15 Esta pregunta del evangelio ha marcado la misión de Pedro en la Iglesia. Él que ha negado al Señor tres veces, también ha afirmado su amor de la misma manera, haciendo conciencia de su compromiso con ella.

Sin embargo, esta confesión de amor no es posible sin el amor infinito de Jesús por él, Pedro se ha sentido profundamente amado por el Señor, su  amor confesado y afirmado en ese momento de despedida fue la manifestación de un Dios que es fiel a los que ha llamado a estar con Él.

Esta fidelidad de Dios  marcó notablemente el día de la renovación de los votos de las Hermanas Clarynse Subijano y Maricris Malabana  de manos de la Hna. María José Gay Miguel, animadora general, renovaron su compromiso con la Iglesia, Dios y los  prójimos.

La celebración de la Eucaristía fue presidida por el Padre Silvano Giordano, OCD, acompañada por toda la comunidad de “Inmaculada Concepción”, Roma. Con el acompañamiento de  las oraciones de las hermanas de nuestra familia religiosa, una vez más, nuestras Hnas Clarynse y Maricris, sacaron de la fuente de gracia el impulso y la fuerza del amor que la Iglesia otorga a los que ella ha consagrado.  El día  estuvo rebosante de alegría y acción de gracias por el don del amor inagotable de Dios manifestado en la fraternidad compartida.